Estás en:      >     >  

Diada de Sant Jordi

Una tradición que se celebra en Catalunya, en la que se acostumbra a regalar rosas y libros.

A pesar del pronóstico del tiempo, que anuncia lluvias, hoy nos encontramos en Barcelona, celebrando la Diada de Sant Jordi. Tengo que confesar que es la primera vez que puedo asistir, que bien por trabajo u otros menesteres nunca lo he podido disfrutar. Después de haber ido sólo deciros que hizo un día espléndido y al caer en sábado no cabía un alfiler, imposible de disfrutar del día como hubiese querido, pero aún así, fantástico!

Bonito no, lo siguiente…sus calles se llenan de paradetas llenas de libros y de flores, en la que se celebran diferentes actos y actividades dentro de la temática de Sant Jordi.

Un año más, diferentes escritores estarán ese día en diferentes sitios firmando ejemplares de sus libros.

LEYENDA DE SANT JORDI Y EL DRAGON
La leyenda de Sant Jordi cuenta que había un dragón monstruoso, con largas uñas y aliento de fuego. Este dragón atemorizaba a los vecinos de Montblanc.
Hacía huir al pueblo,mataba a la gente con su aliento y se tragaba vivas a las personas. Los aldeanos, sin otra solución, decidieron darle dos ovejas a diario para apaciguar su hambre.
Cuando terminaron con las ovejas,le dieron vacas, bueyes y todos los animales que tenían, hasta que se quedaron con ninguno. El rey convocó una reunión, donde decidieron que harían un sorteo y le darían al dragón una persona cada día, para que se la comiese.

Un desafortunado día, le tocó a la hija del rey, y él, entre lágrimas dijo: -Perdonad a mi hija y, a cambio, os daré todo mi oro, mi argento y la mitad de mi reinado, pero os los pido por favor, dejad a mi hija.

El pueblo le negó, y el rey pidió ocho días para llorar a su hija. Llegado el día, el rey la vistió y la dejó delante de la cueva,cerca del dragón.
Pero de repente, cuando el dragón ya abría su gran boca para comerse de un mordisco a la princesa, apareció, cabalgando sobre un caballo blanco y con su lanza y su escudo dorado el caballero Sant Jordi, para salvar a la princesa de las garras de aquel enorme dragón.

Aquel caballero alzó su larga lanza y de un golpe, el dragón cayó desplomado al suelo, con la lanza clavada en el centro del corazón.

De repente, de la sangre del dragón que le brotaba cuerpo abajo, salió un rosal, con unas rosas que brillaban con el esplendor del sol, y de repente, el caballero Sant Jordi cogió una, la más bonita de todas, se dirigió a la princesa y se la dió en señal de amor.
El rey le pidió que se casara con su hija y que le daría todo su oro y la mitad de su reinado. Pero el caballero se marchó sobre su caballo blanco sin decir nada. Desde aquel día la gente del pueblo vivió tranquila.
Es por eso que en el día de Sant Jordi los hombres regalan una flor a la persona que más quieren, y las mujeres un libro.

UN POCO DE HISTORIA…

La celebración del día del libro se remonta a principios de siglo. La historia del libro se hace festiva y surgen actividades literarias en toda España. Hoy, el día 23 de abril se celebra en todo el mundo, el día del libro internacional.

El Origen del día del libro se remonta a 1926. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. También en un 23 de abril nacieron o murieron otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea original de la celebración del Día del Libro partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro, poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro, donde este día coincide con Sant Jordi (San Jorge), patrón de Alemania, Aragón, Bulgaria, Cataluña, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México. Es tradicional regalar una rosa al concluir una lectura, evento o pregón y que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.




Compártelo

Comparte por whatsapp Comparte por twitter Comparte por facebook Comparte por google+ Comparte en Pinterest Comparte por mail

También te puede interesar